Así como lo leyeron, el 12 de mayo de 1984, un cíborg con acento austríaco llegó a Los Ángeles para matar a una camarera. El resto es historia.

Tal día como hoy, en 1984, un cíborg asesino (es decir, un Terminator) clavadito a Arnold Schwarzenegger y venido del futuro se paseó por Los Ángeles con un único objetivo: matar a una tal Sarah Connor.

Ahora todos sabemos de qué iba aquello: Sarah (con el rostro de una Linda Hamilton ochentera) iba a ser la madre de John Connor, futuro líder de la resistencia humana contra las perversas máquinas. Pero en aquel momento, cuando el nombre de Skynet nos sonaba aún menos que el de James Cameron, imagínate el jeto que se nos puso al ver esto moviéndose por Griffith Park…

…Y más aún cuando descubrimos los modales que gastaba el angelito.

https://youtu.be/NoKKY3ydw7Y

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here