null

La actriz Shailene Woodley, protagonista de la saga Divergente, ha contado en una entrevista a Usa Today el impresionante sacrificio que hizo para hacer realista su papel en la película A la deriva.

«Durante las últimas dos semanas de rodaje tenía una lata de salmón, un poco de brócoli al vapor y dos yemas de huevo todos los días», explica sobre su dieta la actriz, que pone de manifiesto que no ingería más de 350 calorías al día.

Además confesó que «no podía dormir por el hambre, así que tomaba una copa de vino para poder conciliar el sueño».

A la deriva es una película basada en hechos reales en la que una pareja queda aislada con su velero en medio del océano después de enfrentarse a un huracán, sin comida ni agua, en una historia de supervivencia épica.

Shailene Woodley contó también que en una de las escenas ella y su compañero de reparto, Sam Claflin, tenían que comer mantequilla de maíz con los dedos. «Ambos teníamos tanta hambre… el hecho de que pudiéramos comer grasa salada pura en forma de mantequilla de cacahuete era el paraíso en la Tierra», contaba, lo que hizo que esa escena fuera «muy auténtica».

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here