Después de pasar 528 días encarcelada por ser víctima de las injusticias y abuso de poder de Alejandro Gertz Manero, titular de la Fiscalía General de la República (FGR)), Alejandra Cuevas ya está en libertad con su familia pero no ha terminado su todo ahí, pues el fiscal ahora acusa a uno de los hijos de Alejandra de un crimen que se ha sacado de la manga.

Todo esto es parte del plan de Gertz por vengarse de la familia, queriendo afectarlos por medio del poder que tiene en el gobierno. Se ha difundido que el supuesto crimen es el que los hijos de Alejandra Cuevas se grabaron afuera de la vivienda del fiscal y habrían dañado un monumento, el cual Alejandra da a entender que no fue así.