Bruno Mars hizo esa «magia de 24 quilates» que da nombre a su último álbum y arrasó en el regreso de los Grammya Nueva York, donde levantó los seis gramófonos a los que aspiraba, mientras que el favorito, Jay-Z, se fue en blanco.

Mars triunfó con su trabajo «24K Magic» (Mejor Álbum General y de R&B), su tema «24K Magic» (Mejor Grabación), así como con «That´s What I Like» (Mejor Canción General y de R&B y Mejor Actuación de R&B).

Cerca estuvo Kendrick Lamar, que logró 5 de 7 candidaturas.

«Humble» ganó los principales premios de rap: canción, actuación individual y video musical; mientras que «Loyalty», que interpreta con Rihanna, ganó la Mejor Actuación Cantada de Rap, ambos temas en el álbum «Damn», vencedor en la categoría de rap.

Quienes se fueron sin premio fueron los puertorriqueños Luis Fonsi y Daddy Yankee (con «Despacito»), aunque contagiaron con su energía durante su presentación.

Jay-Z, que lideraba las apuestas de los Grammy con un total de ocho candidaturas, no lo consiguió, aunque Lamar lo elogió como uno de sus maestros, junto a Nas y P. Diddy, y proclamó: «¡Jay-Z para presidente!».

La categoría de nuevo artista sumó este año el nombre de la canadiense Alessia Cara, una de las pocas mujeres galardonadas en la 60 edición.

La Mejor Actuación Pop Individual, que contaba con cuatro candidaturas femeninas -Kelly Clarkson, Pink, Lady Gaga y Kesha- fue a parar finalmente a Ed Sheeran, ganador del Mejor Álbum Pop Vocal, que competía con su éxito «Shape of You» y no acudió a la ceremonia.

Con una impresionante puesta en escena de tintes militares y patrióticos en la que se representó un tiroteo, abrió la gala Kendrick Lamar, que fue interrumpido por el comediante Dave Chappelle ironizando sobre los retos de ser un hombre negro en el Estados Unidos actual.

Ese tono político de la noche grande de la música, este año más diversa en cuanto a nominados, se hizo también patente en los atuendos de muchos invitados, que vistieron de color blanco y lucieron rosas en apoyo a los movimientos contra el acoso sexual «Time´s Up» y «Me Too», especialmente las mujeres.

Lady Gaga actuó sentada ante un piano que extendía unas alas cubiertas de plumas blancas como si fuera un ángel.

 

 

Fuente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here