El Índice de Directivos de Compras (PMI, por sus siglas en inglés) del sector manufacturero realizado por IHS Markit subió a 49,2 en febrero desde la lectura de 47,9 de enero, superando el dato preliminar de 49,1 publicado a principios del mes pasado y alcanzando su lectura más alta en un año.

Aunque se mantuvo por debajo de la marca de 50 que separa el crecimiento de la contracción por decimotercer mes consecutivo, sobrepasó las expectativas de una encuesta realizada por Reuters de que se mantuviera sin cambios con respecto a la lectura preliminar.

Un índice que mide la producción, y que se considera como un buen barómetro de la salud económica, subió a 48,7 desde 48,0, la mayor subida desde mayo. Este subíndice forma parte, junto con otros indicadores, del PMI compuesto cuya publicación está prevista para el miércoles.

«A pesar de los informes generalizados de las empresas de que el brote de coronavirus perjudicó las cadenas de suministro y afectó las ventas al exterior, resultando en plazos de espera considerablemente más largos y una caída cada vez mayor de los pedidos de exportación, en febrero se observaron indicios alentadores de que la desaceleración manufacturera de la zona euro se está atenuando», dijo Chris Williamson, economista de IHS Markit.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here