Las minorías, las comunidades que siempre han sido excluidas y han sobrevivido dentro de un sistema desigual, siempre están a punto de una revolución. Los cambios y las transformaciones por más radicales que sean, son inherentes al ser humano, y cuando los seres humanos están inconformes, cansados y sobre todo enojados, llega una revolución.

Y la revolución de la comunidad afroamericana ha llegado. Los cambios que se vienen en la estructura social, política, económica y social en Estados Unidos, son casi obligatorios, no una opción, y la razón se encuentra en que las personas de raza negra, han soportado 200 años de esclavitud, 100 años de segregación, actos de violencia extrema sino es que terroristas, y un sistema que se abandera con la democracia y las oportunidades, pero que en realidad no es capaz de defender sus derechos más básicos como el de la vida.

La desigualdad que viven las y los afroamericanos en Estados Unidos, es histórica, económica y cultural. La Constitución fue redactada por hombres blancos que favorecieron a su comunidad. El hombre y la mujer blanca de hoy gozan de libertades otorgadas por sus propios ancestros blancos, son privilegiadas. Sin embargo, las personas de raza negra viven en un país que es producto de esos mismos ancestros blancos, y ellos eran racistas, fueron dueños de esclavos y pensaban que las personas negras eran inferiores.

Ahora, la realidad de una persona negra es la criminalización, las supuestas libertades de las comunidades afroamericanas han sido establecidas “legalmente” bajo el racismo. Con todos los movimientos que se han desprendido desde hace unos días a partir de la muerte violenta de personas negras en manos de aquellos que juraron protegerlos (la policía), es que se potenció el movimiento de Black Lives Matter.

El nacimiento de una nación  es una de las películas que forman parte importante de los primerísimos pasos del cine a principios del siglo XX. Dirigida por D. W. Griffith en 1915, esta película muda fue una especie de blockbuster en la época y definió lo que se convertiría en Hollywood. Sin embargo, lo que cuesta trabajo asimilar, es que se trata de una película que fue en parte responsable de la criminalización de las personas negras en Estados Unidos.

La película retrata ya el final de la Guerra Civil, la muerte de Abraham Lincoln y el periodo de Reconstrucción. Representada en dos familias enemigas, una del norte y otra del sur, The Birth of a Nation mostró cómo los verdaderos enemigos eran los afroamericanos, quienes fueron retratados como animales de impulsos y una severa amenaza para las mujeres. Es una de las escenas más impresionantes de la película, una mujer prefiere suicidarse al aventarse a un barranco, que ser violada por un negro que actúa más como un animal que persona.

Still de ‘The Birth of a Nation’ de D. W. Griffith en 1914. (Photo by Hulton Archive/Getty Images)

Y luego está el Ku Klux Klan, el cual fue visto desde una perspectiva heroica y casi poética. Griffith decidió agregar algunos elementos a los rituales de racismo como una cruz en llamas, la cual, en realidad, fue adoptada después del estreno de la película.

The Birth of a Nation permitió que las sociedades sureñas, respaldaran su racismo y uso de violencia contra la comunidad negra mientras en el resto del país, se criminalizó y justificó la coerción de la libertad para mantenerlas sometidas a trabajos esclavistas. Es decir, las cárceles se llenaron de hombres de negros que eran obligados a realizar trabajos forzados.

El nacimiento de una nación fue la gota que derramó el vaso durante la época de Recontrucción de Estados Unidos donde se dieron las grandes migraciones de la comunidad africana. En los estados como Virginia, Maryland o Carolina del Sur, donde había más población negra, se habían convertido en un lugar sumamente peligroso para ellos, por lo que decidieron moverse a otras ciudades al norte como Oakland o Nueva York.

Pero fue en esta misma década, donde se realizó, de acuerdo al registro fílmico, la primera película de un afroamericano llamado Oscar Micheaux titulada Within Our Gates, la cual fue una contraparte al daño moral en las personas negras que había causado la cinta de Griffith.

Si en la cinta de Griffith un negro intentaba violar a una mujer blanca y pura, acá era al revés, y se apela a la bestialidad del hombre cuando un sujeto blanco intenta violar a un joven negra. Aquí, habla también de la llegada de los blancos al infierno y de los negros al cielo a partir de su historia: asesinatos, linchamientos, disturbios raciales y esas migraciones mencionadas con anterioridad.

Este documental de Ava DuVernay es extremadamente esclarecedor en un tema muy específico: el mito de la criminalidad en las personas afroamericanas. El documental explica que las y los negros, durante 200 años, fueron parte de la riqueza de los hombres blancos, sobre todo en los estados del sur donde trabajaban como esclavos en las plantaciones de algodón.

Para cuando se abolió la esclavitud a finales de 1865 y se comenzaba a hablar de igualdad, todo se vino abajo con la muerte de Lincoln. Y así fue que comenzó la fatalidad del hombre y la mujer negra. En teoría, eran libres pero se las arreglaron para definir una forma en que se pudieran convertir en esclavos nuevamente: las cárceles. La Enmienda XVIII prohibe la esclavitud y garantiza la libertad con su respectiva excepción a la regla. ¿Cuál? Que sea un castigo por un crimen cometido.

Entonces, lo que sucedió después de que se aboliera la esclavitud, fue que metieron a cientos de negros a las cárceles para que realizaran trabajos forzados por haber cometido crímenes como tirar basura. Y desde ese momento, la imagen del afroamericano criminal, forma parte del imaginario de la sociedad estadounidense blanca que confía en el sistema creado por sus antepasados y cree que cualquier persona que pisa la cárcel, es culpable.

“The Racial Wealth Gap” es un episodio de explained o en pocas palabras, una pequeña serie documental de Vox en Netflix donde se habla de las brechas económicas entre las comunidades blancas y las negras. En poco más de 16 minutos, explican por qué actualmente las comunidades negras siguen teniendo menos oportunidades de crecimiento en lo económico y lo cultural, y por ende, en lo político.

Los afroamericanos tienen menos oportunidades de ir a la universidad, y si lo logran, se deben atener a la que más se acerque a sus ingresos. Y después de esto, como son la excepción en su familia, han de soportar toda la carga económica que se traduce en nunca prosperar y siempre mantenerse en un nivel medio, medio bajo y bajo. Así, los hijos de los universitarios, repiten un ciclo que se refleja en excepciones a la regla.

Luego vienen las regiones donde habitan. Desde la segregación, los afroamericanos vivían en barrios marginados donde no había el mismo acceso a servicios como en las partes de las comunidades blancas. El acceso al agua, la luz y la educación, siempre se han visto reducidos. Todas estas características, asimismo, se ven reflejadas en la percepción social que se tiene de ellos como pobres, criminales, adictos a la heroína, y violentos. Pero en realidad, siempre se les han negado las oportunidades de siquiera intentarlo.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here