100 antiguos empleados de Twitter han demandado a la empresa por discriminación sexual, incumplimiento de contrato y despido ilegal.

Las demandas alegan que Twitter no avisó con 60 días de antelación antes de despedir a los empleados, despidió de forma desproporcionada a mujeres y empujó a los trabajadores discapacitados a dimitir.

Twitter ha negado haber infringido la ley que exige el preaviso y aún no ha respondido a las demás demandas.