Es un hecho, Harvey Weinstein ha sido hallado culpable este lunes de dos de los cargos de los que se le acusaba: delito sexual en primer grado (sexo oral forzado) a la ayudante de producción Mimi Haleyi y violación en tercer grado (sin consentimiento expreso, según la ley de Nueva York) a la actriz Jessica Mann. La decisión del jurado del primer y único proceso penal desde el origen del movimiento Me Too exculpa al productor de cine de los cargos de agresión sexual «depredadora», un término legal que se utiliza para explicar que el crimen forma parte de la conducta natural del acusado. Estos últimos eran los más graves y por los que arriesgaba cadena perpetua. El juez James Burke ordenó que el excapataz de Hollywood fuera trasladado inmediatamente a prisión. Puede pasar hasta 29 años tras las rejas y tiene pendiente un próximo juicio en Los Ángeles por dos presuntas agresiones sexuales cometidas en febrero de 2013.

El productor de películas como Pulp Fiction, Shakespeare in love o el Paciente inglés siempre ha defendido su inocencia. En este juicio, en el que no testificó, se declaró no culpable de los cinco cargos en su contra, alegando que las relaciones sexuales fueron consentidas. Estaba acusado de violar a Mann en 2014 y de practicarle sexo oral a la fuerza a Haleyi en 2006. Por ello se enfrentaba a un delito sexual en primer grado; dos de violación, en primer (con arma o violencia extrema) y tercer grado (sin consentimiento explícito); y dos de agresión sexual “depredadora”. La sentencia está prevista para el 11 de marzo y su equipo legal ya ha dicho que va a apelar. “Harvey es increíblemente fuerte. Tomó [el veredicto] como un hombre”, dijo su abogada Donna Rotunno. «Él sabe que continuaremos luchando por él, y sabemos que esto no ha terminado».

Durante los casi dos meses que duró el juicio, se ha visto a Weinstein, de 67 años, llegar a la Corte penal del Estado de Nueva York encorvado, apoyado de un andador por un accidente de coche que sufrió en agosto del año pasado. Sus críticos le acusaban de querer dar lástima. “A pesar de lo que sus ojos están mirando, no es un anciano inofensivo”, le advirtió al jurado en una sesión la fiscal asistente Meghan Hast. “Es un depredador y violador sexual”, agregó. El juez Burke dijo que solicitará que Weinstein sea retenido en la enfermería de la cárcel después de que sus abogados reclamaron atención médica para su cliente por su cirugía de espalda.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here