A pesar de la sensación de espacio que los muros de espejo aportan, el espacio del Google Arts & Culture Lab de París resultó demasiado pequeño para la enorme cantidad de diseñadores de moda y VIP de la industria que asistieron para el lanzamiento del Fashion Tech Lab, una iniciativa cuyo objetivo es apoyar de manera financiera a los creadores de tecnologías alternativas y durables para la industria de la moda. Este martes 2 de octubre, víspera del último día de la Paris Fashion Week, se dieron cita en la sede de Google en París François-Henri Pinault y Diane von Fürstenberg, pero también Delphine et Antoine Arnault, Azzedine Alaïa, Guram Gvasalia, Alber Elbaz, Jonathan Saunders, José Neves o Haider Ackermann entre otros.

Siete vitrinas mostraron los desarrollos tecnológicos y procesos alternativos aplicables al sector de la moda: las fibras Bionic, procedentes de los restos de plástico que contaminan los océanos; el proceso de reciclado Worn Again, que separa la fibras de algodón de los polímeros; el Osomtex, tecnología que transforma materiales usados en fibras limpias; o el Bolt Threads, tecnología que reproduce la tela de araña a gran escala; así como el tratamiento anti olor a base de menta Mint Materials. Las dos tecnologías más sorprendentes fueron sin duda Diamond Foundry, capaz de generar diamantes puros a partir de un reactor de plasma; y Vibrolabs, una tecnología capaz de cultivar cuero en un laboratorio, a partir del ADN de bovinos, cocodrilos, avestruces y otros animales.

Los invitados fueron recibidos por la entusiasta anfitriona Stella McCartney, quien recientemente se ha unido al equipo directivo de FTL y habló en una entrevista con FashionNetwork. La diseñadora estuvo ayudando al empresario digital e inversor de moda ruso Miroslava Duma (fundador de Buro 24/7, The Tot, Reformation y RewardStyle), el cerebro detrás de esta iniciativa. De acuerdo con Duma, era esencial llevar a cabo una reunión de este calibre.

“Tenemos que trabajar todos juntos para hacer que esta transformación sea posible lo más rápido y fluidamente posible. Porque va a pasar con o sin nosotros. La cuestión para los profesionales de la industria es, simplemente, si ellos formarán parte del cambio o no. […] Hay gente que está desarrollando nuevos procesos tecnológicos en prácticamente todos los países. El FTL invierte en esta nueva tecnología y la dirige hacia la industria (de la moda)”, afirmó Duma a FashionNetwork.

Esta es, por ejemplo, la razón por la que FTL ha invertido en Orange Fiber, una compañía que, como su nombre indica, desarrolla tejidos a partir de cáscara de naranja. Esta tecnología ya fue aplicada por Salvatore Ferragamo la pasada primavera para su colección cápsula.

Fuente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here