En las variantes anteriores, incluidas alfa, delta y omicron, había una diferencia sustancial respecto a sus predecesores inmediatos.

Dos nuevas subvariantes de COVID se están propagando mucho más rápido que la variante original. Estos virus, denominados BA 4 y 5, han estado infectando a personas en Sudáfrica desde hace algún tiempo, sin que los infectados hayan presentado signos o síntomas.

Todavía no está claro si estas nuevas variantes están causando un aumento de las hospitalizaciones, pero lo que los científicos creen que puede estar ocurriendo es que estas olas particulares de infección han establecido patrones predecibles. Los linajes han ido aumentando desde entonces y ahora representan entre el 60 y el 75 por ciento de los contagios de COVID en Sudáfrica.