El presidente Andrés Manuel López Obrador ha anunciado que si el avión presidencial no se vende, será rentado a familias o empresas para viajes y administrado por una nueva empresa formada por miembros de las Fuerzas Armadas de México. Este es un punto muy interesante. El mandatario dijo que aunque no se use, el costo de mantenimiento de este avión sería mayor que si se usara para viajes oficiales.

“Si vemos que no se compra el avión, lo vamos a pasar a la empresa que se está constituyendo para manejar el aeropuerto de Santa Lucía, los trenes, el Maya, los aeropuertos de Tulum, para que esa empresa lo administre y pueda rentarse para viajes a familias, empresas y obtener recursos”, explicó.