México es un país democrático con un proceso electoral que permite que un tercio de la población participe en el gobierno. Sin embargo, durante este periodo muchas mujeres tuvieron miedo y se negaron a la carrera política porque sentían que en cualquier momento podía ocurrir un asesinato que les impidiera vivir libremente, según dijo Reyes Rodríguez Mondragón, presidente del Tribunal Electoral del TEPJF. También dijo que es responsabilidad de las autoridades, pero sobre todo de los partidos que conforman la sociedad mexicana, romper las barreras contra la desigualdad o la violencia contra las mujeres.