Imagina que, en mitad de un informativo, el presentador anuncia que piensa suicidarse en directo. E imagina, también, que a la cadena de TV para la que trabaja le encanta la idea, convirtiéndole en una estrella mediática y batiendo récords de audiencia en el proceso. Si te parece que vamos a contarte una historia real, no te culpamos, pero no es así… de momento. Acabamos de resumirte el argumento de Network (1976).

Dirigida por Sydney Lumet y escrita por Paddy Chayefsky, Network nació con la intención de criticar el estado de los medios en el momento de su estreno… pero acabó prediciendo todos los vicios que aquejan a la comunicación de masas en el día de hoy, desde la telebasura a la manipulación de las audiencias. ¿De verdad se adelantó tanto a su tiempo? Eso es fácil de comprobar tras el obvio homenaje que recibe en Joker y revisándola más de cuatro décadas después de su estreno. Seguro que, si la ves hoy por primera vez, tú también exclamarás “¡Estoy más que harto y no pienso seguir soportándolo!”.

“En línea con la política de Channel 40 de ofrecerles lo último en sangre y tripas a todo color, van a ver ustedes, por primera vez, un intento de suicidio”: esa fueron las palabras que pronunció la periodista Christine Chubbuck el 15 de julio de 1974, antes de volarse la tapa de los sesos con un revólver del calibre 38 en riguroso directo. Antes de suicidarse, Chubbuck, de 29 años, le había prometido a sus compañeros de trabajo que haría algo “nunca visto” durante el informativo de la mañana.

En contra de lo esperable, la radical medida adoptada por Christine Chubbuck para superar el creciente asco que le inspiraba su oficio no llenó titulares. Pero sí llegó hasta los oídos de Paddy Chayefsky, uno de los guionistas más laureados de la historia del cine (si no el que más). Ganador de dos Oscar hasta entonces (por Marty, 1955, y The Hospital, 1972), este señor de temperamento volcánico y ego monstruoso ya había empezado a escribir un guion sobre la corrupción en el mundo televisivo: la muerte de Chubbuck añadió la pizca de morbo precisada por una historia cuya premisa sería “Las cadenas de TV harían cualquier cosa para subir la audiencia”. ¿Su recompensa? Otro Oscar.

“Sexo, escándalos, crímenes brutales, niños con enfermedades incurables y cachorritos perdidos”: así describe la ejecutiva interpretada por Faye Dunaway el contenido medio de un canal de TV en 1976, el año en el que se estrenó Network. ¿Te recuerda a algo? Pues sí: si cambiamos “televisión” por “internet”, hoy en día podrían apuntar a las redes sociales y a ciertas webs de noticias en las que todos estamos pensando.

De hecho, el poder predictivo de Network va más allá de la gran empresa: la película también puede servir como anticipación de ciertos opinadores profesionales de tinte woke y rojeras. Cuando vemos a Lauren Hobbs (Marlene Warfield), una activista afroamericana más que inspirada en Angela Davis, manteniendo su fachada de militante insobornable para después dejarse comprar por los conglomerados mediáticos, nos vienen a la cabeza según qué gurús de la izquierda actual dispuestos a entonar lo de “estos son mis principios: si no te gustan, tengo otros” a coro con Groucho Marx. ¿Que esto puede ponerte de los nervios dependiendo de tu ideología? Pues sí. Pero quien esté libre de pecado…

https://www.youtube.com/watch?v=vQAzpV7GC0U&feature=emb_title

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here