Olivia Munn se ha convertido en una de las diversas actrices Hollywood que no tienen miedo en alzar la voz. Viéndose implicada anteriormente en declaraciones contra la forma en que los cineastas hombres son mejor tratados mejor que las mujeres, ahora Munn habla sobre un problema con el director Bryan Singer mientras filmaba X-Men: Apocalypse.

Anteriormente Munn habló sobre la contratación de un actor con antecedentes de abuso sexual en la película Depredador. Pero ahora, hablando con Variety, la actriz discutió lo que ella vio como una diferencia fundamental entre cómo los hombres y las mujeres son tratados en el set.

Munn recordó específicamente un incidente durante la filmación de X-Men: Apocalypse con el director Bryan Singer, quien durante el rodaje tuve que ausentarse por diez días debido a un problema de tiroides.

«Es el problema que siempre tuve en este negocio, mucho antes de que el movimiento #MeToo expusiera tanto. Estás dentro y ves a estas personas que siguen fallando, y no son tan geniales y piensas, ‘¿En serio?'».

Esto le mostró a la actriz cómo un cineasta masculino tiene una segunda oportunidad de una manera que las cineastas mujeres nunca tienen.