La sociedad española está menos dividida que su política. Los españoles siempre han sido capaces de unirse en momentos de necesidad, ya sea en beneficio social o económico; esta cohesión puede considerarse una de las razones por las que los partidos políticos no juegan un papel tan importante dentro de la cultura del país como lo hacen en otros lugares de Europa (e incluso del mundo). Parece que hay muchas más razones por las que no se debe comparar a España con otros países cuando se observan las diferencias socioculturales entre los vecinos, porque a veces las similitudes se revelan después de todo.